Protegerse del sol para cuidar la piel

¿Qué efectos producen en nuestro cuerpo los rayos solares?
El sol emite tres tipos de radiaciones ultravioletas:
Los rayos UVC son absorbidos en su totalidad por la capa de ozono, por lo que no todas llegan a la tierra;
Los rayos UVB son absorbidos sólo en parte por la capa de ozono, y:
Los rayos UVA llegan en su totalidad.
Los efectos que producen sobre nuestra piel los rayos UVB y los rayos UVA son diferentes. Mientras que los rayos UVA atraviesan la epidermis y llegan hasta la dermis, produciendo el bronceado y el envejecimiento prematuro, los UVB se quedan en la epidermis y son los principales responsables de los cánceres de piel.
Subir

¿Los rayos solares siempre son malos para nuestra salud?
Por supuesto que no. La luz solar ayuda a mantener la salud, por ejemplo, es la responsable de que la vitamina D se active y que, por lo tanto, la cantidad de calcio que llega a nuestros huesos sea la óptima. Así pues, podemos decir que los rayos ultravioletas son fundamentales para evitar la aparición de la osteoporosis.

Los efectos que producen las radiaciones solares sobre nuestro cuerpo dependen de muchos factores:
El medio ambiente. El proceso de destrucción de la capa de ozono permite una mayor llegada a la tierra de radiación ultravioleta, sobre todo de rayos UVB.
Factores estacionales. Como se sabe, el impacto del sol varía en las distintas estaciones del año. En verano y primavera las radiaciones solares son mayores, por lo que deben aumentar las precauciones.
Factores geográficos. El lugar en el que nos encontramos también influye en el efecto de los rayos solares en nuestro cuerpo. Un factor importante es la altitud; a mayor altura, mayor radiación ultravioleta porque se está más cerca del sol.
Otro factor a tener en cuenta es el tipo de terreno en el que se refleja el sol: la hierba y la arena reflejan menos del 10% de los rayos que llegan a la tierra, frente a la nieve que puede reflejar hasta el 80%.
Subir

¿Qué medidas preventivas podemos adoptar para tomar sol de forma segura?
Si estamos dispuestos a tomar de manera segura deberemos adoptar una serie de comportamientos preventivos:
Elegir muy bien el momento en que nos exponemos al sol. Evitar exponerse al sol en las horas centrales del día, entre las 12 y las 16 horas. Asimismo, es recomendable no exponerse directamente al sol, protegiéndonos con sombrillas y sombreros de ala ancha.
Beber abundante agua para evitar la deshidratación, sobre todo en las épocas de más altas temperaturas.
Utilizar productos de protección solar. Los especialistas recomiendan aplicar en la piel fotoprotectores solares con filtros de protección UVA y UVB, incluso en los días nublados. El factor de protección varía de acuerdo al tipo de piel de cada persona, pero siempre debe ser un factor mayor a 15. Para que estos fotoprotectores sean efectivos, deben aplicarse en cantidad adecuada, sobre la piel seca y 30 minutos antes de exponerse al sol, y después de cada baño o cada dos horas.
Utilizar gafas de sol de calidad certificada con cristales protectores de radiaciones ultravioleta. Es muy importante la protección de la vista, porque las radiaciones ultravioletas producen cataratas, que son la primera causa de ceguera en el mundo. Algunas gafas, que filtran la intensidad de la luz pero no las radiaciones ultravioletas, pueden ser terriblemente peligrosas para nuestra vista, ya que al notar menos luz visible las pupilas se abren y facilitan la entrada en el ojo de estas radiaciones.

Subir

¿Debe tomarse alguna precaución añadida con los más pequeños?
Todas las medidas mencionadas anteriormente son igualmente aplicables para adultos y niños.

En el caso de los más pequeños, aunque la luz solar beneficia su desarrollo, hay que evitar que se expongan directamente a sus radiaciones. En caso de que lo hagan deben estar protegidos adecuadamente con gorros, gafas de sol y protectores solares con filtro solar elevado. La piel tiene memoria de las radiaciones recibidas, y una o más quemaduras solares con ampollas durante la infancia y la adolescencia pueden convertirse en el germen de un cáncer de piel en la adultez.

Print this pagePin on PinterestFlattr the author
Email this to someoneDigg thisBuffer this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *